Erika Harrsch: Arte que comunica

Erika Harrsch es una artista mexicana con gran proyección en varios segmentos del arte internacional, nacida en la Ciudad de México y desde hace mucho tiempo avecindada en Querétaro. Actualmente radica entre Nueva York y esta ciudad, donde con mucha frecuencia permanece con  sus padres y viaja por diversos continentes mostrando su trabajo, que ha variado de los pinceles , gises, acuarelas y lápices por todo género de instrumentos multimedia que le han permitido una forma de comunicación distinta, más allá de nuestras fronteras y en un tono de actualidad que le ha propiciado proyectarse en diversos continentes.

Ciertamente se trata de un trabajo muy atractivo a los sentidos que nos engolosina con su exquisitez pero nos lleva a la reflexión por sus contenidos, mostrados además, con las técnicas más actuales que le han permitido elaborar collages desbordados de los lienzos para ubicarse en escenarios completos, en los que la imagen tiene movimiento, el planteamiento temático se vuelve vívido entre la música y la imagen para comunicar visualmente desde las partituras de Phillip Glass hasta sus eternas preocupaciones por la esencia femenina, el ineludible tema de la migración plasma, los diferentes matices de la sociedad, la delicada política internacional, los riesgos de la vida y la sutileza de ser una mujer comprometida con su tiempo, que vive en este mundo lleno de preguntas con pocas respuestas.

El arte de Erika Harrsch, no solamente satisface los sentidos sino que llena los requerimientos de su tiempo para darle fuerza; es decir, surge de su conciencia y agudeza inteligente, para analizar lo que compunge al mundo y lo transforma en arte para trascender. No podemos olvidar sus colecciones sobre las mariposas y los pasaportes o su Cielo Invertido y el impacto que genera el solo pensamiento de una cárcel para niños! Y acerca del cual, nuestra artista nos hace conscientes a través de su arte.

Los lienzos originales suenan a remembranza y se asoman en sus trabajos actuales para acercarlos a todo tipo de público; pero la diversidad de los medios, es decir, sonidos traducidos en esquemas electrónicos que generan estructuras lineales, incursiones de happenings para provocar imágenes, escenarios virtuales y conceptos celestiales con nubes, vientos, luces y temperaturas, a veces vistos y a veces imaginados, hacen de este trabajo plástico un reto para la tecnología, el talento, la imaginación y la mesura de los resultados.

Ciertamente cualquier persona puede estar presente y comprometerse con  estos sucesos, pero cada uno tendrá su propia respuesta, aunque le resulte inesperada y compleja, pero capaz de traspasar la obviedad de simples formas y sonidos casuales, que bajo la dimensión de Erika, ahora se encuentran transformados.

Personalmente me gustan las imágenes que provocan ensueños, sonidos cambiantes en luces etéreas y sombras imaginadas, la parte no vista de lo que parece tangible tanto como el aterrizaje permanente al que nos obligan las pinturas llenas de inmediatez y reto a la imaginación.

No es difícil comprender cómo el mercado oriental se abre ante estas obras que lo ofrecen todo, no piden nada y nos obligan a latir con mayor fuerza cuando las vemos en total concentración. La aceleración de la vida ha obligado a la Maestra Harrsch a explorar otros ritmos para la asunción del arte. Simplemente nos propicia los espacios para someternos a ese medio ambiente que borra al mundo y abre la imaginación; pero la maravilla es que sus códigos, es decir, las imágenes y los sonidos hermanados con la tecnología, nos plantean una nueva manera de hacer arte pero que además, conjunta a los sentidos a un ritmo distinto al que nos permitía la parsimonia de mirar en salas las diversas manifestaciones del talento artístico.

Y no se trata de que una forma de hacer arte destruya a la otra. Simplemente, son distintas; así como hemos sido capaces durante milenios de mirar trazos a lápiz, aguadas de tinta, manchones de acuarelas o pinceladas rotundas del óleo sobre las telas. Ahora hay que mirar cómo el movimiento de los temas se sintetiza en formas etéreas y la electrónica propicia sonidos como los de la sangre que fluye por las venas y cómo las cuerdas de violines y de cellos nos inundan hasta donde no sabemos que algo nos pueda penetrar.

Por supuesto que el trabajo de Erika nos reta a entrar en un ambiente distinto en el que nos acomoda sin esfuerzo. Allí donde todo nos lleva a disfrutar y a descubrir.

Por todo esto y más se ha hecho  merecedora, muy recientemente, de  un reconocimiento otorgado por la Secretaría de Cultura del Estado de Querétaro como Artista con  Trayectoria . Enhorabuena Erika!

Margarita Magdaleno R


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s