Un regalo para papás

Pasado mañana es día del padre y estuve pensando en darles un regalo a todos los papás, algo que tenga que ver con el arte y que sea distinto, especial y lleno de gracia.

El papá terrenal, católico,  por excelencia es San José. Un hombre que figuró en la vida de Jesús de forma definitiva y se distinguió por su enorme generosidad al aceptar su paternidad sin haber tocado a María. Este hecho lo convierte en un hombre distinguible sin excusa.

La historia cuenta que después de que el Arcángel Gabriel le anunció  a María que sería la madre del Hijo de Dios y que lo concebiría por obra y gracia del Espíritu Santo, hecho ilustrado en la celebérrima imagen de La Anunciación; una acción pendiente era prevenir a José, primero de que María permanecería inmaculada y luego que él dedicaría su vida a cuidarlos a ambos. Mansamente aceptó su sino y desde que María quedó encinta, él caminó un camino paralelo, protegiendo a Jesús de los enemigos enormes que querían decapitarlo desde sus primeros días de nacido cuando Herodes mandó matar a todos los inocentes porque entre ellos estaba el verdadero Rey. O cuando el niño hablaba con los Doctores, jugaba como niño y crecía aprendiendo el oficio de un padre sencillo que mantenía a su familia con sus trabajos de carpintero, mientras el niño se acercaba minuto a minuto al camino que lo conduciría a la cruz, sin que nadie lo imaginara.

José supo ser el padre terrenal de ese niño que se convirtió en hombre y tenía que cumplir con su destino, hasta que hablando con él, le explicó la necesidad de que muriera para que se cumplieran los designios de Dios y su destino, que solamente sería realidad al lado de su madre María, que llegaría hasta el calvario a recibir el cuerpo inerte, que subiría al cielo. José ya no tenía que estar allí.

La docilidad de José frente al hecho de tener que morir, es otro pasaje en la vida de la Sagrada Familia que quedó eternizado en diversas obras de arte que hablan del “Tránsito de San José”, mostrándonos a ese padre obediente, en sus aposentos,  abandonándose a las indicaciones de su hijo, permitiendo que lo dicho en las Escrituras se cumpliera habiendo recibido de su hijo la promesa de que todos los devotos de San José, como él mismo, no pasarían por suplicio alguno en su transición hacia la muerte.

José existe en la historia sagrada, como en la del arte, con características, pocas veces, como protagonista pero siempre luminosamente presente.

De todos esos pasajes, personalmente creo que, el más interesante es “el sueño”. Los artistas han ensayado mucho la manera de representar la fuerza de un ángel que se le revela en sueños. A veces es una simple luz, intensa y cegadora, que lo advierte de su obligada castidad. Otros detallan, a su mejor manera, el esplendor del ángel que le llevó semejante mensaje.

Desde que la historia de la humanidad se dividió en antes y después de Cristo, se han visto estas representaciones, bien sea en imágenes llenas de inocencia como los relieves románicos de proporciones y expresión fascinantes, hasta las pinturas y esculturas de los grandes maestros que engalanan hasta el último detalle al ángel portador del mensaje, mientras José sueña; u otros más audaces que solamente representan a José frente a una luz cegadora que atribuimos al ángel que no vemos.

Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, escribió en su libro que habla de la Infancia de Jesús y relativo al sueño del que hablamos en especial, escribió “Solamente a una persona atenta a lo divino y dotada de una sensibilidad particular por Dios y sus senderos le puede llegar el mensaje de esta manera”. José soñando se mantenía despierto y quizá así les pasa a los padres, que aun soñando, están pendientes de la realidad.

Esta historia es un milagro y lo que los artistas hacen para reflejarlo, también, porque se trata de ilustrar la inmaterialidad de algo, el reconocimiento de un ser superior que existe dentro de cada quien o no, y a su manera, sólo los artistas pueden hacer eso.

Imágenes recomendables con este tema, van desde Luca Giordano, Goya, Miguel Cabrera, entre tantos otros.

Felicidades papás.

Margarita Magdaleno R.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s