Los Reyes Magos

Existen tres epifanías a las que se alude en el Nuevo Testamento: El bautizo de Jesús en el Jordán, las bodas de Caná y los Tres Reyes Magos. Debemos entender por epifanía: una revelación que se hace mediante un ejemplo para comprender algo esencial. De esta manera, Jesús es bautizado en el río Jordán para ratificar su linaje de hijo de Dios, los panes son multiplicados en el milagro de Caná porque para el hijo de Dios no hay imposibles, ni tiempos reglamentarios para que algo mágico suceda y la de los Reyes Magos quienes con su visita a Jesús recién nacido, le reconocieron que era un Rey por lo que le llevaron oro; con el incienso lo alaban como se alaba a Dios y le entregan mirra, con significado muy especial, dado que la mirra se utilizaba para embalsamar cadáveres y se hace referencia a la parte humana que le toca a Jesús y la premonición al hecho de que moriría y sufriría como cualquier otro hombre o más.

Los Reyes Magos, por otra parte, representan el pensamiento de integración racial que se tenía en esos tiempos dado que hay uno blanco y viejo que es un sabio y nos remite al grupo racial europeo quien habla de la vejez del humano que va junto con la sabiduría y lleva de regalo el oro y la importancia de la riqueza que se ofrece a un rey. El siguiente continente aludido es el asiático, con un mago de tez apiñonada, joven que lleva por regalo el incienso para alabar al niño divino y por último Baltazar, el rey maduro y negro que nos habla de la importancia de Africa en la vida concebida desde Europa.

Estamos hablande de que Ameríca se descubre en 1492, y antes de esa fecha no existía en ninguna de aquellas mentes la idea de una población tan radicalmente opuesta a la que ellos conocían.

Estas historias y la necesidad de afianzar los planteamientos de la iglesia Católica de aquellos tiempos, aún sabiendo de la existencia del mundo árable y del pueblo africano, fueron los motivos que se consolidaron, en gran parte, gracias a labor evangelizadora de las imágenes que produjeron los artistas de aquellos tiempos, quienes estudiaron o inventaron y diseñaron todos estos prototipos que debían convencer a la grey sedienta de que le ofrecieran posibilidades de salvación y caminos espirituales.

Es evidente que en un mundo casi lego, las imágenes más frecuentes fueron las referentes a la religión, en su mayoría, católica; dejando de lado la posibilidad de que la gente leyera. Fueron las imágenes el mejor camino para transmitir ideas y de alguna manera, catequizar al pueblo. No es difícil que estas premisas fueron los impulsores para que los artistas se explayaran en estos temas con gran elocuencia e imaginación. Podemos encontrar desde sellos lapidarios sirios pasando por las más bellas imágenes renacentistas, las más complicadas barrocas, bizantinas, rusas, italianas, esculturas, pinturas y de tantas otras maneras como el talento de los artistas lo permitió y sigue propiciando hasta nuestros días.

Actualmente, este abanico de posibilidades artísticas se ha multiplicado de manera exponencial, sea por el incremento en la comunidad de artistas como en la inclusión, desde aquellos años, de las imágenes generadas a partir del descubrimiento de América con todo el proceso de evangelización de los pueblos indígenas que habiendo sido obligados a abrazar esa fé, crearon nuevas propuestas visuales, absolutamente sincréticas que hablan de todos los planteamentos cristianos pero también de todos y cada uno de los elementos que simbolizan y dan cuerpo a las creencias precolombinas que hasta hoy prevalecen, muchas veces mezcladas y progenitoras de imágenes visuales de gran riqueza plástica.

Es obvio que los artistas se han nutrido siempre de las vidas y emociones de los habitantes de los lares a los que pertenecen y que tan maravillosamente han reproducido. La lista de imágenes de gran categoría que existen es sin duda, imposible de enlistar fácilmente por la inmensidad de ejemplos que existen; pero lo que sí es seguro es que ligar las historias de los humanos con las imágenes de su tiempo, resulta una práctca de la más útil comprensión del arte; que por otro lado, va más allá de la mera narración; sobre todo si recordamos que el arte tiene la capacidad de representar lo intangible para el mundo real, tomando el camino directo de la sensibilidad para expresarse.

El tema de los Reyes Magos reviste una gran suavidad para exprersar caracaterísticas de los símbolos católicos de gran complejidad, que de no ser por el arte serían muy difíciles de imaginar dado que pertenecen al mundo espiritual. Es la iconografía, es decir, sus imágenes, quien desempeña el papel de transmisor de la esencia de los personajes expresados de diferente manera, según la época y forma de comprensión de los hechos y los personajes.

La iconografía básica de la Epifanía de los Reyes Magos son: Jesús, José, María y los tres reyes, que realmente son sabios sacerdotes y la tradición los ha interpretado como reyes. Pero tampoco es una norma que sean solamente tres, porque existen representaciones con un solo rey y otras en las que hay más, aunque la que tenemos fija en la mente y en buena parte de la producción artística, son tres, que concerdan con los mencionados en el Nuevo Testamento, que es la fuente más aceptada con la que contamos.

Después de la colonización de los diferentes pueblos americanos y ante la imposición de ideas religiosas de primera índole a pueblos radicalmente distintos en lo espiritual, la comprensión del catolicismo tuvo que asumirse, generando imágenes fantásticas de enorme gracia, como los ángeles con vestimentas barrocas y personajes indígenas. Por consiguiente, la llegada de los Reyes Magos se convirtio en una mezcla inigualable en el mundo porque habla de sus antiguos reyes, ahora vestidos de españoles, adorando a un niño de cualquier tribu latinoamericana con una madre de cabellos trenzados y unos reyes con penachos en la escena.

Lo que prevalece es la iconografía básica, que ha sido enriquecida por la información de los Evangelios Apócrifos y la imaginería local, con su propia historia y resultados de enorme gracia y contenido pleno de la religión adoptada. El resto, es asunto de los artistas de cada tiempo y lugar.

No es casualidad que en la tradición de Reyes Magos, son ellos quienes homenajean a los niños del mundo que encarnan al bebé del mundo cristiano.

Margarita Magdaleno Rojas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s