La Guadalupana

Imposible mirar de soslayo la devoción guadalupana en México. Ante la llegada de los españoles a esta tierra indígena, llena de valores, simbolismos, convicciones e imágenes de dioses absolutamente desconocidos para los hombres de piel blanca, no es difícil comprender que el encuentro tuvo que ser inexplicable, fascinante y doloroso entre nativos, tanto como difícil y complejo para los invasorese: lenguas distintintas, formas de vivir ajenas entre sí, sabores extraños, costumbres diversas y formas de amar irreconciliables.

Elemento medular, además de la habilitación de sus sistemas económicos, fue la evangelización de la que se esperaba que reconciliara todo el esquema de la nueva vida para todos. Pero no fue asi. El establecimiento de los españoles en México requirió de tiempo, sacrificios, talento y un reajuste de pensamientos que resultó contundente para ambas razas.

El cambio de una religión politeista hacia una monoteista pero con adoración a diversos santos fueron los grandes enigmas y conflictos. Estaba claro que había necesidad de encontrar una imagen de identificación para los nativos de estas tierras que cumpliera con los planteamientos cristianos y encajara en los cánones de credibilidad para los indígenas acostumbrados a adorar a sus Dioses estando al aire libre y a sus reyes en sus ámbitos: el sol, el viento, la luna, el campo…..

Mucho se ha hablado del milagro y apariciones de la Virgen de Guadalupe, que desde el punto de vista de los atributos de identificación, cumplía con los aspectos físicos que mejor se comprenderían como el color de la piel, los atributos del entorno y los milagros atribuidos a la relación establecida con el indio Juan Diego. Al mismo tiempo, se cumplió con los cánones para el culto reinante en Europa, es decir, una virgen joven, esbelta, flotante, en posición vertical, sostenida por un ángel y colocada sobre una luna negra para cumplir con las descripciones de San Juan  al hablar de la Virgen apocalíptica. De hecho hasta el nombre ya existía en España, asignado a la Virgen de Extremadura, que nada tiene que ver con la Virgen morena mexicana.

No es éste el espacio para disertar acerca de la veracidad de las apariciones y el milagro de las rosas sino analizar brevemente la participación de los artistas barrocos en México, quienes de la descripción de lo que mostraba el ayate, realizaron obras de arte verdaderamente relevantes, con las interpretaciones, claro está, que ellos hicieron para representarla a su manera, muchos años después y bajo su talento y devoción, que eran los requisitos indispensables para pintarla, en aquellos tiempos y hasta ahora.

Los elementos básicos son: Una mujer entre 18 y 20 años aproximadamente, sin el hijo, con las manos en posición orante, embarazada, sobre la luna negra  apocalíptica, flotante y coronada por una luminosidad de doce puntas.

El resultado es precioso y dependiendo del taller donde fuera manufacturada, había algunos elementos distintivos. Considerando que la de Miguel Cabrera es la más conocida, vemos que cumple con los requisitos y que se vale de ciertos símbolos para hablar de la virginidad y la espera del hijo de Dios: Trae un cinto arriba del vientre y a la altura del ombligo, se ve una “nahuí ollín” que era una flor sagrada, con cuatro pétalos, cargada de fuerza indígena y toda la luz de resplandor en esa zona del cuerpo. Está cubierta con un manto que presenta una serie de estrellas, que cuando fueron estudiadas, se descubrió que se hizo alusión a las constelaciones de estrellas que estaban en el cielo ese 12 de diciembre en el que fue la última de las acciones milagrosas cuando Juan Diego llega ante Fray Juan de Zumárraga, con su alta jerarquía, y presenció el que se conoce como el milagro de las rosas porque el indio mostró su ayate y estaba impresa la imagen de la Virgen y cayeron una serie de frescas rosas difíciles de encontrar en un frío día de diciembre.

A la Guadalupana se le representa sonstenida por un ángel que tiene las alas con los mismos colores del quetzal, el pelícano y la guacamaya, que son aves perfectamente identificadas por ellos. La túnica tiene el color del amanecer y el manto es azul verdoso, la cinta morada que anuncia el estado de gracia.

Los ojos de la Virgen son un elemento de muchas incógnitas de los que se dice que (en el ayate), reflejan las figuras de todas las personas que estaban presentes cuando se dio el milagro de las rosas, tal como sucede en las pupilas de los humanos, donde se reflejan todos los objetos que se miran, según sea la luz que llegue a ellos. En los trabajos de los artistas difícilmente se notan las pupilas de las Virgen por la escala que éstos tienen; pero se argumentan como un elemento del ayate del milagro.

Para los artistas que la pintaron 200 años después, el reto fue grande, porque la conservación del ayate, de fibras vegetales, no ha sido fácil ni puede verse con la nitidez de un cuadro del siglo XVIII, que además haya sido permanentemente restaurado; situación que también se ha prestado a que se den alteraciones en la imagen. Y son notorias las variantes en la corona que en el ayate se mira una luz, ahora indefinible y que sobre los lienzos pintados al óleo, han variado de unos esbozados picos de luz, por una corona perfectamente definida con apariencia más de oro que de luz solar.

En España se encuentran muchas imágenes de la Guadalupana de América, dado que los españoles que estaban temporalmente en México las compraron en los diversos talleres de pintores  mexicanos. En el Museo Franz Mayer, la Pinacoteca Virreinal y diversas colecciones de instituciones, tanto culturales como religiosas, muestran obras extraordinarias llenas de imaginación y talento donde la Guadalupana ilumina grupos de personajes que muestran las castas sociales, las órdenes religiosas masculinas y femeninas, la historia de Juan Diego y las mil maneras de representación surgidas de pintores tan relevantes como el ya mencionado Miguel Cabrera, los hermanos Juárez, Cristóbal de Villalpando y tantos otros talentos de este país y de todos los tiempos.

Margarita Magdaleno R


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s