Para leer a Gaudí

Hace apenas unos días, éste, El Diario de México, publicó en el suplemento Destinos, un reportaje motivador para los viajeros en Europa para que visiten la ciudad de Barcelona. En dicho reportaje se alude de manera insistente acerca de los valores estéticos y arquitectónicos de la obra del catalán Antoní Gaudí, quien realizó casi la totalidad de su obra en dicha ciudad, entre cuyos proyectos destaca la Catedral de la Sagrada Familia, el Parque Güell, La Casa Batlló y la Casa Milá, entre tantas otras obras de fuerte singularidad.

Cuando se recorre la ciudad, sobre todo si es la primera vez, es común que los turistas tilden de bonita , chida o muy padre, dependiendo de las edades de quienes opinan, la obra del gran arquitecto del Modernismo europeo, sin darle verdaderamente el golpe a lo que están viendo.

Pero esos adjetivos, lo único que evidencian, es la falta de conocimiento de quienes viajan sin importan a dónde vayan y la pérdida de oportunidad de aprendizaje cuando le invertimos tanto a los viajes.

Explorar a Gaudí y vivirlo mientras recorremos la ciudad es una gran aventura pero también una experiencia sensorial y espiritual, que difícilmente se consigue en otros viajes turísticos.

Hay elementos que debemos revisar en esos espacios tan llenos de incógnitas y atractivo visual. Lo más importante en esta colección de arquitectura; de la que debemos reconocer la gran oportunidad de que se encuentre toda, salvo un par de proyectos que no están en Barcelona, aunque el Maestro nunca salió de su ciudad, contenidos en una de las ciudades más visitadas de Europa.

Definir el elenco completo gaudiano, no puede ser un objetivo serio en este breve espacio del que disponemos; pero mencionar las características más relevantes de la obra de este arquitecto tan controversial, sí puede ser muy útil para un próximo viaje,

La naturaleza, por principio, es el factor común en esta obra, que tiene todo en su justa situación, dimensión, forma y color. Gaudí se declaraba arquitecto, geómetra y sintético, por lo que otro elemento relevante, es la métrica sin juegos de numeralia sino bajo el uso de cánones matemáticos que permiten que hasta la más ínfima piedra y el último de los mosaicos, ocupen el lugar que les corresponde, tal como sucede con cada célula que compone la anatomía de este carnaval de colores, plantas, animales, proporciones y diversos grados de precisión que fortalecen las estructuras, elevan el espíritu y engalanan la flora y la fauna que nos acoge con sus aspectos cutáneos y la vibración de las temperaturas de los materiales constructivos en perfecta combinación.

Antoní, tenía una especie de don, que le permitía ver las cosas antes de que estuvieran hechas y a partir de ese momento, él decidía el destino de cada objeto hasta que se completara un mensaje místico, que tiene que ver con la religiosidad de las personas y la belleza del mundo natural hecho por Dios. Puso la luz al servicio de la plástica hasta lograr la armonía, dar relieve a los mensajes y decorar. Él decía, probablemente en otras palabras, que de esa manera, los habitantes a quienes baña el Mediterráneo sienten la belleza con más intensidad, por lo que son merecedores de una actividad edilicia de gran talante. “La naturaleza siempre es mi maestra”, argumentaba. Explicaba que para que las construcciones salieran bien, debía ponerse primero el amor y luego la perfección de la técnica, porque la acción y la reflexión se completan y se corrigen entre sí y que en orden de importancia primero era el templo y luego la casa.

Es complicado revisar con atención esmerada sus obras, pero es claro que no buscaba una originalidad intencionada porque sería extravagancia pura; sino que hizo caso a sus convicciones y emociones, aunque estuviera convencido de que la cabeza siempre se equivoca.

En los pocos textos que se le conocen utiliza con frecuencia las palabras: Vida, batalla, fuerza, virtud y espíritu y reconoce que el pensamiento tiene que expresarse mediante un lenguaje verbal que también se traduce en características de valor estético.

Una de las opiniones más rotundas, expresaba que “ Los arquitectos que no tienen sentido plástico y constructivo y los quieren suplir con abstracciones científicas, sólo trabajan en vano”.

Su obra es muy seductora y se compone de curvas delimitantes y rectas que parecieran querer expresar el infinito y logra con arquitectura plasmar los muchos misterios de la vida que él aborda. El planteamiento de que “la naturaleza es racional, duradera y económica” es de una lógica que misteriosamente, no se ha aplicado antes, con la misma convicción. Razonamientos como poner columnas inclinadas porque son el equivalente al apoyo de los caminantes cansados, son planteamientos irrefutables.

La arquitectura de Gaudí, en una España en la que el Gótico del final del oscurantismo fue tan poderosa, enarbola los planteamientos historicistas y adopta como símbolos de identidad los tremendos muros, las plantas basilicales, los espacios llenos de enigmas como símbolos de identidad a los que se agregaron en Gaudí, el Modernismo Catalán y el Art Nouveau. París, tanto como su benefactor y principal cliente Eusebio Güell dieron fe de sus curvas y sus formas orgánicas.

Masones, templarios y alquimistas se han disputado el privilegio de la cordura y convicción espiritual de Gaudí plasmadas en símbolos cristianos, mitológicos, patrióticos y hasta falsos.

Pero a final de cuentas, las generaciones actuales seguimos recorriendo los mágicos rincones de esa ciudad tan llena de símbolos y de fascinación indescifrables de este artista del espacio que puede gustar o parecer un exceso, pero nunca pasar inadvertido.

Margarita Magdaleno Rojas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s