Desde dentro: Esculturas de Socorro López

Ubicar en tiempo, espacio y pensamiento el trabajo de Socorro López, no es tan sencillo. El título de esta muestra: Desde Dentro, lo fundamenta en su necesidad de transformar – nos expresa – sus emociones en obras escultóricas; es decir, son la metáfora de un puente sobre el que deambula de sus espacios personales a los objetos que vuelve públicos, en una entrega que va más allá de lo material.

De cara a la Postmodernidad hemos transformado poco a poco nuestras expectativas frente al arte. La práctica del equilibrio, la mesura y los conceptos de estética, relacionados con la belleza cómplice de la armonía, se han ido diluyendo en la nueva necesidad de pensar en las promesas no cumplidas que dejó una Modernidad paralizada, que difícilmente permitió el paso a los elementos sustentantes del Abstraccionismo en todas sus expresiones.

Dejaron de sobresaltarnos las manchas en los lienzos, los campos de color enormes, los brochazos vigorosos y seductores, tanto como los grandes formatos en una escultura nacida de una piedra y que apelaba a la estabilidad en  bloques sólidos de formas de gran belleza y detalles de la destreza ceramista.

En este devenir del mundo, se fueron perdiendo las piezas únicas, de tamaños y técnicas que nos enamoran a favor de los volúmenes cálidos, texturizados,  indescifrables y llenos de paz. Esta selección de obras, amalgama las técnicas más ligadas a la escultura concebida sin la computadora: La creatividad del modelado, las ceras perdidas, el sílice compañero de las mezclas que provocan, o bien la resina, el bronce, la fascinación de las piedras y el sustento de la madera tallada o de soporte, en cada pieza.

Ahora, el corazón se arroba con instalaciones de objetos producidos por el artista o seleccionados bajo la voluntad de acomodar historias y conceptos que se intuyan, en el mejor de los casos, y nos hagan pensar. La belleza dio paso ya, a la conjetura, la suposición, verdad o mentira, pero al fin concepto, pensamiento: otra forma de concebir el arte, ni mejor ni peor sino sujeto a un nuevo lenguaje de movimiento, luz, sonido y tecnología.

Socorro, en estos convulsionados horizontes,  pareciera haber firmado un pacto de tranquilidad con las formas, los cuerpos sólidos, los materiales y las escalas; de especial manera la escultura fuera del compromiso voraz de la Postmodernidad, para hilvanar la historia y el peso específico de  las nuevas propuestas plásticas, que también, sin saber ni cómo, ya las hicimos parte de nuestras vidas.

Esta vez, no se trata de una colección de esculturas en miniatura sino de la gestación de ideas y experimentos que, en su mejor posibilidad, crecerán a formatos monumentales o igualmente permanecerán en la estancia de lo pequeño, detallado, acariciable y emancipador de tensión.

Una veintena de piezas que van desde lo pequeño hasta el mediano formato, sin desprestigio de presencia y atractivo, dan cuerpo a esta colección, curiosamente, su primera exposición individual en más de 20 años de trabajo tenaz y lleno de paciencia, en la que vemos el manejo de las materias primas utilizadas, los juegos de la geometría y los vericuetos de la emoción – aludida en un principio – que ata las piedras, abrillanta las superficies, juega en el espacio y nos permite, además asirlas, como si fueran cosa propia, en una experiencia difícil de vivir cuando las escalas lo impiden. Aquí podemos verlo todo de un golpe si queremos cambiar el punto de vista y adivinar las gentilezas de los distintos materiales.

Esta muestra es un puente en diversos sentidos: Saca los adentros de una necesidad que la lleva a hacer lo que quiere, algo que nace en un lugar imprecisable del cuerpo, donde se forman los deseos para ponerlos fuera en un objeto,  que ahora, podemos mirar. Este puente viene desde un tiempo en el que el arte se concebía de distinta manera y llega a un puerto inesperado para poner a prueba su vigencia. Y aunque en una temporalidad tardía, recuerda las propuestas de la composición como vehículo para expresar lo que pronto sonará a recuerdo.

Estamos frente a la oportunidad de reconocer las técnicas más antiguas, que nos remontan a las tallas en madera, a la inclusión del horno en este género del arte, capaz de introducir las piezas en un pequeño infierno que lejos de corromper los metales, los purifica y vuelve amables y cuece a las piezas de cerámica cambiando sus moléculas a 1200 ºC, para darles los acabados definitivos que vemos en los espacios de exhibición.

Especial atención merece la obra que abre esta exposición bajo el título “Dualidad”; la más grande que se presenta con casi un metro de altura, premiada con el  Primer Lugar en el Certamen de Escultura Jesús Rodríguez de la Vega en 1996. Entre los valores que enarbola está su técnica: Modelado con chatarra, que nos remite a los trabajos del Arte Povera en la década de los 60, en la que los objetos de desperdicio para la manufactura de diversas piezas, no son sinónimo de basura. Aquí la chatarra utilizada: tornillos, tuercas, varillas, alambrón, eslabones de cadenas de bicicleta, entre los más identificables en la escultura, son cortados y colocados con especial intención en la pieza. La forma de adherir la chatarra es a base de soldadura en cada objeto elegido, que se aplica desde dentro del molde, que fue formado con yeso y estropajo.

Estos procesos son los que hacen de la escultura un género de gran complejidad, porque son arte pero igualmente ejemplo de artesanía pura, sea por la intervención directa de las manos tanto como de la inclusión de la tecnología para su realización, ya sea a base de herramientas especiales o de instrumentos de comunicación visual que complementan obras permanentes con elementos efímeros.

Por eso, el disfrute de una pequeña muestra de esta naturaleza, representa un paso que puede ser uno de los últimos testimonios de una época y un primer avance hacia los nuevos derroteros que exigen los tiempos de hoy.

Margarita Magdaleno Rojas


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s